Ek Balam

 No hay nada mas majestuoso que adentrarse en una ciudad maya, en esta ocasión me tocó visitar la zona arqueológica Ek Balam, internado en la selva yucateca, ligeramente al norte de Valladolid.

Siendo una de las estructuras que más me gusta, por quinta ocasión tomé el volante de mi camioneta para manejar 25 minutos desde Valladolid, pasando el poblado de las hamacas nos encontramos con un amplio estacionamiento gratuito. Podrás encontrar algunos puestos de artesanías y luego un sendero que te lleva a la entrada.

Recuerda, que con credencial que demuestre tu nacionalidad mexicana, los domingos no pagas nada, de lo contrario contribuir con 80 pesos, para lo que visitarás, es como no pagar nada.


Ek Balam en maya, e divide en   Ek’ que significa negro o lucero o estrella y Balam que quiere decir jaguar.

Por ende, se puede llamar Jaguar negro, aunque en la región los mayas nativos lo llaman lucero jaguar. Se trataba de uno de los centros habitados más importantes del este de Yucatán, que tuvo su época más prospera entre el año 700 y el año 1.000. Aunque su fundación se remonta al año 300 a.C. y su abandono a la llegada de los colonos españoles.


Lo que le falta, son letreros, a diferencia de otras zonas arqueológicas, Ek Balam, así como Cobá, carecen de letreros con explicaciones sobre cada una de las estructuras.


Lamentablemente por la pandemia, han restringido el acceso a muchos lugares, en especial a la estructura mayor que alberga sitios importantes. Sin embargo, como he dicho al inicio, he ido varias veces, por lo que tengo las siguientes imagenes tomadas con anterioridad.






También había mencionado el pueblo de las hamacas, está a un costado de Ek Balam, y se trata del pueblo de   donde la especialidad, es el tejido de hamacas, las encontrarás en matrimonial, individual, infantil, para mascotas, de hilo fino y de hilo de algodón.  Los precios son muy accesibles.








Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Beneficiario de San Javier, BCS

Camino a Palanganas y Heroínas

Una mala pasada: El baño, BCS