Las Haciendas Henequeneras

Originalmente, el término "hacienda" se refería a un "conjunto de bienes", por eso, durante los primeros años de la época colonial las ahora llamadas haciendas eran más bien estancias asignadas a los encomenderos españoles.

Las haciendas henequeneras yucatecas surgieron en la segunda mitad del siglo XIX por impulso de las antiguas familias que desde la época colonial poseían grandes propiedades territoriales, por la participación de sus herederos y por los nuevos grupos ricos que se habían desarrollado en el comercio.

Mi primer encuentro con las haciendas

Nos dirigíamos a visitar una población clavada en la selva cuando cruzamos junto a una gran escalera, de la nada la selva se abría para mostrarnos los peldaños encajados en la tierra, hábitat de musgos y pastos. No contuve las ganas de pararme a admirarlas y tomar algunas fotografías, era evidente que estábamos llegando a las ruinas de alguna hacienda, de esas que se esconden en la selva mexicana.

Hacienda en Tekax, escalera de la capilla, coordenadas 20° 15' 5" N y 89° 14' 48" W 

Seguimos avanzando para encontrarnos con el arco de entrada de una gran hacienda henequenera típica de la región.

Las coordenadas 20° 15' 5" N y 89° 14' 48" W descubrían ante nuestros ojos las poblaciones de San José y San Gabriel, o lo que queda de ellas.


Gran parte de la riqueza que alcanzaron los hacendados, se debía a la explotación humana así como a la participación en la actividad económica, en este caso el henequen.


Arco de entrada, Hacienda en Izamal

Henequen


En el camino nos encontramos con una gran plaza, y al frente la construcción de la casa grande. Aunque moría de ganas de bajarme y caminar, los ecos de esta hacienda en especial, no me lo permitieron por lo que terminamos de cruzar el camino en dirección a las poblaciones que nos estaban esperando. 

Sin embargo con esta visita, surgió mi curiosidad por investigar más sobre el tema y visitar, a lo largo de mi viaje por Yucatán, cada hacienda que estuviera en mi camino.




¿Cómo surgen las haciendas Henequeneras?


En los Estados Unidos de Norteamerica, Mc Cormik había inventado una máquina cosechadora de trigo hacia el año 1878. Ésta maquina funcionaba con alambres, que se iban rompiendo con el paso del arado y se iban quedando en el campo, cuando la máquina hacía el recorrido al siguiente año, los alambres se enredaban en la máquina descomponiéndola, por lo que los usuarios buscaron algún producto con el cual trabajar y que cuando éste se rompiera y quedara en el campo, se biodegradara para que en la vuelta del siguiente año la máquina pudiera pasar sin enredarse nuevamente.

Así, un grupo de yucatecos ofreció la fibra de henequen obteniendo exitosamente un contrato por toneladas de este material, por lo que al volver a nuestro país, tuvieron tal demanda que se unieron varias haciendas para la producción.

Hacienda Sot... , cuarto de máquinas



 A principios de siglo, existieron más de mil haciendas, Yucatán vendía 20 millones de pesos anuales de este material.


La hacienda se distingue por tener en su terreno los siguientes edificios:


La casa grande o casa del hacendado, que es la casa del patrón
La casa chica, pertenece a las visitas 
La capilla, un pequeño lugar de oración
El cuarto de máquinas, normalmente existía la maquinaria para trabajar las fibras, una desfibradora podía procesar hasta 10 mil pencas de henequen diarias.
La oficina

Cuarto de máquinas, Hacienda San Juan Sabacché

 Ya dependiendo del tamaño de las haciendas, podían existir plazas públicas, tienda de raya, médico, cementerio, calabozos y espacios recreativos.


En la plaza principal sonaba la campana al amanecer para que los trabajadores acudieran y se les asignaran las actividades. También ahí se llevaban a cabo los castigos. Ahí se hacían los eventos religiosos y finalmente los bailes asi como las corridas de toros.


Campana, Hacienda San Juan Sabacché

Lo que me han platicado sobre los trabajadores, es que no tenían sueldo, trabajaban obligadamente, pero tenían ciertos derechos como cultivar, o tener animales... lo que les hacían era una trampa, les ponían una tienda de raya donde los pobres iban a endeudarse, y a veces, a tal grado, que tenían que trabajar el resto de sus vidas para pagar el adeudo.


Para sacar la producción se crearon, en algunas haciendas, sistemas de vías con plataformas sobre ruedas tiradas por caballos, con esto llevaban la producción a las puertas de la hacienda para posteriormente mandar todo en carretas hasta las estaciones de tren que se hicieron para el traslado de materiales a través del estado. 


Vias, Hacienda San Juan Sabacché

El sistema de riego en las haciendas, era a través de pozos de agua o cenotes, utilizaban una veleta en algunos casos una bomba manual, para extraer agua y posteriormente mandarla a través de canales de riego tanto para el campo, como para los bebederos de los animales. 

Casi todas las haciendas eran autosustentables, contaban con cabezas de ganado y siembra, a parte de la industria henequenera.

Sistema de riego, Hacienda San Juan Sabacché

El final de las haciendas se dio en 1940 cuando se inventaron los hilos sintéticos, la industria henequenera tuvo un declive.
Cuarto de máquinas, Hacienda San Juan Sabacché

Al día de hoy, las mayoría de las haciendas son parte de los terrenos ejidales, algunas han sido privatizadas o heredadas para convertirse en restaurantes, hoteles, museos o centros recreativos.

Habitación hacendado, hacienda Izamal

Veleta y hacienda, Izamal

Hotel, Hacienda Teya, Mérida


Nos leemos en la siguiente aventura!


Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Beneficiario de San Javier, BCS

Camino a Palanganas y Heroínas

Una mala pasada: El baño, BCS