Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2020

Las Haciendas Henequeneras

Imagen
Originalmente, el término "hacienda" se refería a un "conjunto de bienes", por eso, durante los primeros años de la época colonial las ahora llamadas haciendas eran más bien estancias asignadas a los encomenderos españoles. Las haciendas henequeneras yucatecas surgieron en la segunda mitad del siglo XIX por impulso de las antiguas familias que desde la época colonial poseían grandes propiedades territoriales, por la participación de sus herederos y por los nuevos grupos ricos que se habían desarrollado en el comercio. Mi primer encuentro con las haciendas Nos dirigíamos a visitar una población clavada en la selva cuando cruzamos junto a una gran escalera, de la nada la selva se abría para mostrarnos los peldaños encajados en la tierra, hábitat de musgos y pastos. No contuve las ganas de pararme a admirarlas y tomar algunas fotografías, era evidente que estábamos llegando a las ruinas de alguna hacienda, de esas que se esconden en la selva mexicana. Hacienda en Tekax

Visita a la jungla

Imagen
El día de hoy, 03 de diciembre de 2020 nos adentramos en la jungla.  Durante la mañana estuvimos haciendo trabajo de oficina y me pidieron algunas cosas de campo. Opté por irme a la comunidad de Salpukenka, un remoto lugar apartado del bullicio de los poblados, una comunidad completamente independiente clavada en la selva, rodeada por una zona protegida, lo que hace de esta visita un viaje de aventura. Nuestra sorpresa al llegar, es que el primer miércoles de cada mes, la población se junta para platicar sobre sus cultivos. Llegamos al final de la junta, momento en el que están compartiendo un borrego asado, por lo que nos tocaron unos bocadillos magníficos. En nuestra visita de instalación, ya nos habían invitado a ir al recorrido de la reserva, donde nos platican encuentran jaguar, puma, venado, pavo de monte, jabalí, entre otras especies, pero en ocasiones anteriores nuestra carga de trabajo no nos lo permitió, hoy, las cosas fueron diferentes, así es que gustosos aceptamos la invit