Visita a la jungla

El día de hoy, 03 de diciembre de 2020 nos adentramos en la jungla. 

Durante la mañana estuvimos haciendo trabajo de oficina y me pidieron algunas cosas de campo. Opté por irme a la comunidad de Salpukenka, un remoto lugar apartado del bullicio de los poblados, una comunidad completamente independiente clavada en la selva, rodeada por una zona protegida, lo que hace de esta visita un viaje de aventura.

Nuestra sorpresa al llegar, es que el primer miércoles de cada mes, la población se junta para platicar sobre sus cultivos. Llegamos al final de la junta, momento en el que están compartiendo un borrego asado, por lo que nos tocaron unos bocadillos magníficos.




En nuestra visita de instalación, ya nos habían invitado a ir al recorrido de la reserva, donde nos platican encuentran jaguar, puma, venado, pavo de monte, jabalí, entre otras especies, pero en ocasiones anteriores nuestra carga de trabajo no nos lo permitió, hoy, las cosas fueron diferentes, así es que gustosos aceptamos la invitación.


El comisario nos llevó a su casa, en donde nos esperó con su tractor encendido, ya que nos habían platicado que ni en un vehículo 4x4 podríamos llegar por la densidad de la selva.



Nos montamos sobre las salpicaderas, detrás del piloto y hasta de pie, con tal de irnos los 4 más el chofer por las veredas.

Salimos de la localidad por una carretera blanca, nombre que reciben los caminos de terracería, ya que la tierra en esta zona es Sascab, una especie de tierra blanquesina.

Mas adelante, nos desviamos por un sendero, donde la hierba era alta y densa, sin camino que seguir nos abrimos espacio con las enormes llantas de nuestro tractor.



El camino se fue cerrando, cada vez era mas difícil pasar, las ramas de los árboles pegaban en mi cara y una infinidad de mosquitos me estorbaban la vista. Para esto, nos protegimos un poco con un repelente natural hecho con el zumo de la cáscara de mandarina. 



En el camino nos mostraron diferentes árboles, Ceiba, Caoba y Zapote predominan, en si, nos platicaron de cuando la zona era trabajada por los chicleros, y nos mostraron los árboles que marcaban con tal de obtener la resina con la que hacían el chicle.

Se trata del árbol del zapote, ejemplares que hoy en día siguen marcados con cicatrices diagonales a lo alto de los 15 o 20 metros que tienen hoy en día.


Lo más emocionante de adentrarse en estas áreas protegidas, es poder ver alguno de los animales que ahí habitan, en esta ocasión, no nos tocó ver mas que pavo de monte, una especie de pavorreal con plumajes exóticos. 

Pero eso si, tuvimos la suerte de encontrar las huellas de un felino grande, probablemente se trata de un jaguar, fue lo que nos dijo nuestro guía, por el tamaño de la pisada calcularon unos 100 a 120 kilos.

Tú que opinas?


Para que se vea mejor la huella, he hecho junto un sombreado de la misma foto para mostrar la huella, también se ven los dedos del guía a un lado, con lo que pueden notar el tamaño de la huella.

Esta localidad se encuentra en las coordenadas 19° 53' 38" N y 89° 9' 18" W


Nos leemos en la siguiente aventura

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Beneficiario de San Javier, BCS

Camino a Palanganas y Heroínas

Una mala pasada: El baño, BCS