Baño de agua fría en Chihuahua

Tras habernos mudado a la región de Chihuahua, al fin pasamos la primera noche en la que sería nuestra nueva casa, en el pueblo de Casas Grandes, cerca de Nuevo Casas Grandes, Chihuahua. En la mañana, muy temprano y a -2° decido meterme a bañar. 




Yo dije agua calientita pero me va a servir para desentumirme y para despertar entonces entro al baño, abro la llave del agua esperando se caliente, me quito la ropa y me paso un rato esperando a que caliente, lejos de eso, el agua tibia más tirándole a fría inundaba la regadera. Yo pensé: "Claro... la casa estuve en desuso y los propietarios nos prendieron el boiler, probablemente lo dejaron con el termostato en frío, tengo que salir a moverlo a temperatura caliente... 

Para no salir, le llamo a mis empleados, quienes me han acompañado desde Yucatán para evitar salir de la casa en pijama, pero ellos desconocen el boiler, y es evidente, durante los tres años que viví en Yucatán no tuve boiler, ellos nunca han tenido uno, vaya, ni siquiera saben como es. Entonces me visto, me echo encima 2 sudaderas, la chamarra, bufanda, el gorrito y los guantes, ya que desde la puerta distingo mi camioneta con una capa de hielo encima. Salgo al jardín, con cara de recién despertado y busco el calentador. 


Titiritando de frio casi con nieve en las orejas, encuentro el boiler en un cuartito debajo de la casa, efectivamente marca temperatura fría, giro la perilla hacia lo caliente y enseguida se escuchan las llamas salir para envolver el contenedor de agua. Hago tiempo haciendo otras cosas, y escucho
que alguien más entra al baño y sale con toalla en mano, el vapor se escapa de la puerta abierta y entonces tomo mi toalla, me encierro en el baño aprovechando el calor que ha quedado, me despojo de mi ropa, abro la llave y el agua ha quedado tibia. 

Siento coraje, uno nunca sabe para quien trabaja, estuve en el frio para prender el boiler para que alguien más lo usara, me vuelvo a vestir y salgo para regañar a mi personal, les reclamo el trabajo que cuesta salir al jardín y les pido que respeten mi agua caliente. Nuevamente espero un rato esperando a que el boiler haga su trabajo, la temperatura externa se mantiene bajo cero, y yo ya quiero irme a trabajar. Me dirijo al baño, vuelvo a despojarme de la ropa, aviento todo al piso, abro la llave y vuelve a salir tibiezona, con todo mi coraje me vuelvo a vestir, salgo del baño echando chispas y en la cocina están mis empleados lavando platos con el agua caliente, esta vez los regaño mas fuerte, me enojo, les pido que respeten mi agua caliente, les anuncio a todos que me voy a bañar en diez minutos. 

Finalmente me meto al baño, aviento la ropa rabiando al piso, me preparo para entrar a la regadera, abro la llave... fría, -maldita agua fría- vuelvo a saltar de coraje, y pienso que no es el día de bañarse, quiero mandarlos a todos a la fregada y salirme refunfuñando del baño, pienso en la regañiza que les voy a poner a todos mientras me visto, me miro al espejo, estoy rojo, los ojos llorosos de coraje... me detengo, hago una pausa y pienso. Antes del salir del baño hago un ultimo intento, abro la llave del agua fría, y enseguida me doy cuenta que todo el día, todo ese largo y fatídico día, estuve abriendo la llave equivocada.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Beneficiario de San Javier, BCS

Camino a Palanganas y Heroínas

Una mala pasada: El baño, BCS